Mini serie -ayunoterapia- Consumismo en la comida.

Lamentablemente en otras partes del mundo las personas se mueren de hambre, pero por acá somos la contraparte en la que morimos por exceso de comida. 

Actualmente tenemos a nuestro alcance comida por todos lados y no es nada difícil conseguirla. Estamos acostumbrados a comer por muchas razones (aparte del hambre), comemos por diversión, por aburrimiento, comemos para “controlar” ansiedades y sentirnos “felices”.

Realmente la que tiene hambre es la mente y no nuestro estomago.

La comida es toda una institución, ya no se come para vivir, vivimos para comer y ahí radican todos los problemas de salud que tenemos hoy en día; diabetes, presión arterial alta, obesidad, y muchos otros que, aunque no lo creamos, tienen que ver con el exceso de comida y el tipo de comida.

Pensando sobre el ayuno que realizaré y leyendo aquí y allá, me di cuenta de mi relación con la comida, todo el exceso que he llevado. He comido por ansiedad, aburrimiento y todo lo que puse arriba. No  he valorado lo que como ni me fijo en lo que estoy comiendo, aparte de hacerlo en cantidades muy grandes.  En mi casa somos mi esposo, mi bebe y yo, y al momento de hacer un platillo pareciera que comerán 4 personas y no dos. Me he hecho consciente de lo mal empleado que está mi concepto de comer, no alimentándome para nutrirme y tener energía sino por simple gusto.

Cuando veo a familiares y amigos enfermos, automedicandose , veo su plato a la hora de comer y no concuerda para nada con una alimentación saludable y proporcional a lo que su cuerpo necesita (lo mismo veo en mí). Ahí me percato de que las enfermedades o la salud se encuentran en nuestro plato del día a día. 

Siempre queremos más de todo, ya no nos damos cuenta que la comida esta para nutrirnos, para tener la energía suficiente para vivir la vida. Tampoco es malo que socialicemos de vez en cuando con una comida o bebida o sólo por gusto, pero el hacerlo más de lo debido nos causa enfermedades y sobrepeso.

Creo que nuestros antepasados cavernícolas nunca fueron gorditos ni se enfermaban tanto, tenían que luchar para encontrar alimento, comían solo lo necesario, y si se alimentaban de más era porque sabían que estarían en periodos de ayuno para después comer de sus reservas y no morir por inanición, y esto no era algo consciente, simplemente como los animales, escuchaban su cuerpo. Tenemos que aprender mucho de ellos. Sabemos que ahora todo está al alcance y no tenemos que luchar por ese alimento (no de la manera antigua).

Tenemos una vida sedentaria y comemos como si fueramos maratonistas.

Entre más actividad tengas es mayor la comida que necesitaras y por ende entre menos actividad diaria menos comida. Resulta que hoy en día es al revés, comemos mientras estamos acostados viendo la televisión, comemos para estar sentados platicando, comemos para ver una obra de teatro, la comida se convirtió en principio de placer y no de nutrición.

Comer solo porque lo dice el reloj aunque no tengamos hambre es otro error. Realmente no es ley que tengamos que comer 3 o 5 veces al día, el cuerpo es sabio, pero tenemos que escucharlo realmente, muchas veces no tenemos hambre pero, “como ya es hora de comer” comemos y nos sentimos realmente aturdidos porque nuestro cuerpo no lo necesitaba. Una persona con sobrepeso como yo, ya no necesita comer mucho porque tiene muchas reservas en su cuerpo, simple y sencillo sentido común. Ahora bien, supongamos que termine mi ayuno y casi gaste todas mis reservas de grasa, mi cuerpo necesita comida para tener energía para vivir, aun más si empleo ejercicio diario. Es como un carro al que se le acabaron las reservas de combustible, si quieres usarlo tendrás que ir a la gasolinera por más.

Consumir comida más de lo necesario es sobrecargarnos de reservas que realmente no necesitamos, porque no estaremos en ayuno próximamente, nuestro cuerpo es tan sabio tan hermoso y tan perfecto, que si no gastas todo lo que comes no lo desperdicia y lo guarda para cuando lo vayas a necesitar, pero como nunca lo necesitamos porque volvemos a comer pues, todos los días, esas reservas se van “echando a perder” y como las llevas cargando, es ahí cuando llegan todas las enfermedades.

Sé que hay una tendencia hacia las personas “gorditas” de  que se acepten tal y como son, y estoy totalmente de acuerdo, pero esta implícita la parte de una persona con sobrepeso y el saber que no es algo ni natural ni saludable,  y ojo, no estoy para nada diciendo que tienes que ser ultra flaco para ser saludable, simple y sencillamente tienes que acércate a la naturaleza y a la salud de tu cuerpo. Saber por razón y sentido común que una persona que carga más de lo debido, que esta comiendo de mas o no esta comiendo bien, es una persona que no se quiere realmente porque no se da a sí misma lo mejor ni lo más adecuado. Entonces a esta campaña por el amor propio le falta congruencia al querer que las personas acepten algo que esta mal para ellas, el sobrepeso y la enfermedad. No hay persona con sobrepeso saludable (puede haber condiciones que no ayuden a estar saludable pero ahí no tendrías tu la culpa).

La mayoría del tiempo no nos damos cuenta de ello o lo ignoramos porque por cultura o tradiciones familiares es la norma, el tener sobrepeso, el comer de determinada manera o comer mucho. Incluso muchas veces estamos mal si no seguimos esos patrones de conducta, es la típica idea de abuelita que te preguntaba si ya habías comido y que te ibas a desmayar si no comías lo suficiente…

Valorar cada bocado, comer de manera lenta, escoger nuestros alimentos de manera consciente, prepararlos nosotros mismos, y según la actividad que tengamos o vayamos a tener  para mí sería lo más adecuado. Es consumir con respeto.

Tengo una entrada que se llama ¿Qué tanto quieres a tu cuerpo? en donde platico un poco sobre esto.

 

Cuando nos amamos no consumimos vulgarmente nada que esté en el mundo, utilizamos sólo lo necesario y damos gracias por tenerlo. 

Respeta la comida, respeta tu cuerpo. Somos seres tan hermosos que nos merecemos lo bonito de la vida, principalmente, la salud.

Con amor Adri. 


 Ojo,  no estoy recomendando que dejes de comer o estoy promoviendo algún trastorno alimenticio. Solo publico, mi punto de vista y trato de acercarme a la razón y a la naturaleza.

 


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s